Sin categoría

Eberhard & Co., líder en cronómetros desde hace más de un siglo

La historia de la casa relojera Eberhard & Co. comienza en 1887, cuando en la pequeña ciudad La Chaux-de-Fonds del cantón de Neuchâtel (Suiza), el relojero helvético Georges-Emile Eberhard decide crear su propia fábrica de relojes bajo el nombre de Manufacture d’Horlogerie Eberhard & Co.

El joven George era descendiente de una reconocida familia de la ciudad de Berna, los Eberhard, cuyos orígenes se remontan hasta el siglo X. George fue uno de los pioneros de las principales dinastías de la industria relojera suiza. Georges-Emile, con tan sólo veintidós años, funda su empresa luego de seguir los pasos de su padre, un famoso maestro relojero de La Chaux-de-Fonds, una ciudad de larga tradición en la industria relojera.
A principios del siglo XX, la casa Eberhard se convirtió en uno de los principales fabricantes de relojes suizos, y en el año 1907 inaugura su nueva sede central en su emblemático edificio, que ocupa una manzana entera en la calle Léopold Robert, la arteria principal del centro de La Chaux-de-Fonds. Desde aquellos años, Eberhard & Co. logró especializarse en la fabricación de relojes altamente técnicos; una diferenciación que se muestra con el lanzamiento su primer cronómetro de bolsillo, al cual sigue, en el año 1919, el primer cronómetro de muñeca. En 1935 la innovación continúa con la llegada del primer cronómetro de dos pulsadores, con parada y reinicio de marcha sin puesta a cero. Posteriormente, en el año 1938 tiene lugar el lanzamiento del primer cronógrafo con contador de horas
A fines de la década de 1930, los cronómetros Eberhard recorren los mares del mundo en las muñecas de los oficiales de la Marina Militar Italiana. En la época de posguerra (fines de la década de 1940) aparece el primer modelo de lujo para dama. A finales de los años 50 se lanza el primer modelo Extra-fort, una auténtica joya de la relojería con puesta a cero de segundos mediante pulsador con deslizamiento por corredera. La pasión relojera y el desafío tecnológico se mantiene en la casa Eberhard para el escuadrón aeronáutico italiano ‘Frecce Tricolori’ (Flechas Tricolores), rindiéndole homenaje en 1984 a través del lanzamiento del Chronomaster. El centenario de la relojera suiza (1887-1987) se conmemora con la presentación de la colección Navymaster. En año 1992 se realiza el lanzamiento del cronómetro ‘Tazio Nuvolari’, fabricado en honor al mayor mito italiano del automovilismo de todos los tiempos.
 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *